viernes, octubre 27, 2006

Divino Delfin



Powered by Castpost


Saltò el delfin surcando el ocèano

quiso ver el cielo y en la bruma, tu rostro.

Surgiò desde el oscuro mar

un atardecer sin sol.

Una nube desplazada

por miles de gaviotas doradas,

sales y nectar de aureas rosadas.

Invocò y adorò

tras olas azuladas.


indianala.

6 comentarios:

Amor dijo...

No hablemos del fin. Hablemos del infinito del
Amor

La hormiguita dijo...

Muy bello.
Saludos

Gaby del Río dijo...

Puedo percibirte en lo que escribes, ahí estás tú!
Gracias
:)

Isthar dijo...

A veces también nosotros somos delfines en la vida, buscando, surcando, esperando...

Un abrazo muy fuerte

byrongio dijo...

En algun momento dejamos de buscar y simplemente surcamos nomás... por surcar.. a eso le llaman rutina creo

Saludos

alida dijo...

Bellísimo, cuantas veces queremos ser delfín, linda música
Un abrazo