domingo, julio 09, 2006

Atenea sueña


Justo cuando el universo se desvanece
tu figura ocupa mi retina.
Llamé al viento para tallarte en duro mármol.
Volví a verte parado frente a mí como una piedra.

En tanto el aire esculpía los besos salpicados.
La brisa dibujaba tus labios entreabiertos.
Sabia erosión de formas cinceladas.
Brazos de troncos musculosos, pecho abierto.

Exacta geometría sólida en tus piernas.
Necesidad de exploración urgente.
Redisponiéndonos como sombras hambrientas.
Ya éramos dos esculturas buscando pose
para el beso nunca dado.

Pudo la estatua lanzarme hacia lo absurdo
en un remolino de concupiscentes movimientos.
Sus manos plasmaban inéditas caricias
al canal de mis cálidos sueños griegos.

Fulgurantes rayos advirtieron
cual Atenea protegiendo el plasma virginal.
Resguardar el arte del águila marina.
Depositando hasta el corazón en una caja.
Proclamándote Poisedón de hazañas amorosas
Dentro del acantilado culmen salado.

indianala.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Very nice site! »